¿Cómo puedo llegar?

Otro Domingo más y como viene siendo de costumbre dejo “aquí” un relato que espero y deseo que os inspire. Recuerdo que el objetivo es por un lado compartirlo con la gente que me sigue y por otro, dejarlo para que mi hija Iria en un futuro pueda aprender e inspirarse en ellos.

Esta anécdota narra a la perfección el camino hacia conseguir lo que nos proponemos, el camino fácil y el camino largo y cargado de esfuerzos.

Una vez un bailarín muy famoso de Broadway que estaba de gira por Europa fue invitado a dar una conferencia a una escuela de baile en Alemania, la sala estaba a reventar de gente que lo tenía como un ídolo y estaba deseando conocerle en persona y aprovechar para hacerle preguntas.

Entre muchas preguntas, hubo una respuesta que dejo a todo el mundo sin palabras.

Una estudiante de la escuela de baile, preguntó.

“- ¿Cómo puedo llegar a Broadway?”

Brotó una sonrisa irónica de la cara del artista.

“- Fácil, coges un tren hasta el aeropuerto de Berlín, allí coges un avión hasta Nueva York, te bajas del avión, coges un taxi y llegas a la quinta avenida, allí esta Broadway, es muy sencillo”

Al ver la cara de estupefacción de la chica y del resto de la clase incluyendo a los profesores. Sonrió de nuevo y entonces dijo;

“- Imagino por la cara que has puesto, que esperabas otra respuesta, si es así te explico, para llegar a Broadway necesitas una vida de dedicación, no pensar en otra cosa que no sea mejorar y mejorar y mejorar y mejorar. Tendrás que hacer muchos sacrificios, entre los sacrificios que más te dolerán es que la gran mayoría de tus amistades las perderás porque pocas amistades entenderán que les dediques tan poco tiempo. También necesitaras mucho entrenamiento, muchos castings pasando frío, calor, lluvia, nieve,….”

y prosiguió con la atención total de toda la sala que miraba embelesada lo que este hombre estaba diciendo ahora.

“- Tampoco deberás olvidar que te rechazarán miles de veces,  que verás injusticias, envidias, traiciones y muchos sinsabores que te harán pensar en dejarlo una y otra vez. Y por último deberás cuidar tu salud, tu alimentación, gestionar tus emociones y motivarte todos los días para seguir dando lo mejor, día tras día, año tras año, sin tregua.

Dejo unos cuantos segundos que la gente asimilase lo que acababa de decir. Y termino devolviéndole la pregunta.

“-¿Harás todo esto que te acabo de decir para ir a Broadway y subir al escenario, o cojeras el primer camino y estarás de público? ”

No hizo falta que respondiera, el público que acudió a la charla rompió con un sonoro y emocionante aplauso, les había inspirado y motivado.

Aprovecho para hacerte una pregunta.

¿Y tú, estás dispuesto a seguir el camino largo?

 

 

2022-04-03T18:15:36+00:00